Agujas terapéuticas: la acupuntura

Cada vez más gente opta por esta técnica de medicina tradicional china. La acupuntura, basada en el uso de agujas para restaurar la salud del paciente, se extiende poco a poco por las clínicas y centros de masaje de Occidente.

acumputura

Una aguja de acupuntura, colocada en un punto estratégico del cuerpo, puede llegar a curar diversas enfermedades que afectan a gran parte de la sociedad. Pero no sirve colocar la aguja en la primera parte del cuerpo que se nos ocurra. Estos puntos están estandarizados por la Organización Mundial de la Salud, y sólo los expertos en acupuntura pueden llevar a cabo este tipo de medicina.

Acupuntura: Los cinco elementos

La Ley de los Cinco Elementos, establecida por los chinos, consiste en un principio de concordancia entre todas las cosas y los seres. Estos cinco elementos son el fuego, el agua, la madera, el metal y la tierra.

Aparte de esta ley, la acupuntura también responde ante otras dos leyes. En la Ley de producción o ciclo Cheng de engendramiento se da un ciclo pentagonal de producción, que a su vez deriva en lo que en acupuntura se llama la “ley de la madre y el hijo”. La otra es la Ley de inhibición o ciclo Ko de destrucción, en la que cada elemento inhibe al que sucede a su hijo.

Cada uno de los elementos gobierna dos meridianos del cuerpo, y los órganos que en esa zona se encuentran. Así, la estimulación o inhibición de los meridianos afectados por una enfermedad o desequilibrio energético es mucho más fácil, ya que se conocen las leyes que en ellos influyen.

Acupuntura: Principios

Una vez vistas las leyes en las que se basa este tipo de medicina, que no busca tanto curar como mantener la salud, veamos en qué consiste.

Mediante un tipo de agujas específicas, muy delgadas, se estimulan diferentes partes del cuerpo incluidas en lo que entienden como sendas de energía, a lo que antes hemos llamado meridianos. Y es que la acupuntura, que existe desde hace más de 2.500 años, entiende el cuerpo humano como un sistema de flujos de energía, que hacen que el cuerpo esté saludable cuando están en equilibrio.

Además de las agujas, pueden usarse también la “moxa”, un material creado a partir de la hierba mugwort, que se quema una vez colocado en la parte superior de las agujas, para así proporcionar un calor penetrante. También se puede aplicar ventosa utilizando tazas de vidrio redondas. Con la succión encima de puntos específicos se estimula el flujo de energía. A veces también se recurre a ligeras corrientes eléctricas, lo que se conoce como electroacupuntura.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *