¿Cómo aliviar dolores musculares con pimienta negra?

Aunque  los dolores musculares pueden tratarse con distintos fármacos,  las propiedades medicinales de ciertos ingredientes resultan de gran ayuda. En este sentido, la composición de la pimienta negra la hace efectiva sea que la consuma, o aplique en forma tópica. Aprenda hoy un infalible remedio casero con el que despedirse del dolor sin efectos secundarios.

Cómo aliviar dolores musculares con pimienta negra

¿Cuáles son las propiedades de la pimenta negra?

Es bien sabida la popularidad de la pimienta negra como especia culinaria utilizada en casi el mundo entero; sin embargo, son pocos los que conocen las propiedades beneficiosas que es capaz de aportarle a la salud en general.

Entre sus componentes sobresale la piperina, alcaloide con propiedades medicinales comprobadas que, además de actuar como antiinflamatorio natural – contribuyendo al alivio de distintas clases de dolencias –  es un excelente relajante muscular.

Pero eso no es todo, la piperina disminuye los índices de colesterol en sangre a la par que la fluidifica; asimismo, es un portento antioxidante que brinda protección natural frente a los daños provocados por los radicales libres, lo que implica retraso al envejecimiento prematuro.

Beneficios adicionales de incluir la pimienta en su dieta diaria:

  • Combate infecciones, gracias a sus propiedades antisépticas
  • Incrementa la producción de saliva y secreciones gástricas, lo que repercute en la estimulación del apetito y la optimización del sistema digestivo
  • Estimula la glándula tiroides, facilitando también la pérdida de peso.

¿Cómo utilizar la pimienta para tratar dolores musculares?

Para sacarle el máximo provecho a los efectos curativos de la pimienta negra como calmante de dolores musculares, se fusionará con las propiedades del aceite de oliva, puesto que ambos ingredientes actúan de manera sinérgica.

Ingredientes necesarios:

  • 4 cucharadas de granos de pimienta negra
  • 2 tazas de aceite de oliva virgen extra

Preparación:

El primer paso para preparar este potente remedio casero es machacar un poco los granos en un mortero o en un molinillo. Se preguntará ¿por qué no utilizar entonces pimienta molida? simple, se quieren conservar al máximo sus propiedades, esta es la razón por la que bastará con romperlos para soltar sus aceites curativos sin llegar a molerlos.

Teniendo la pimienta lista, es momento de calentar un poco el aceite de oliva – es importante que no alcance el hervor, ni queme – para incorporar los granos machacados y dejar enfriar. Vierta el resultado en un frasco con cierre hermético y permítale macerar por 3 semanas antes de colar a fin de retirar los restos de pimienta. ¡Listo! tendrá un aceite medicinal perfecto para su utilización o consumo.

Modo de empleo:

Es aconsejable que tome el remedio en simultáneo que lo aplica en el área afectada para potenciar el efecto aliviador; la dosis indicada son dos cucharadas diarias: la primera en ayunas media hora antes del desayuno, y la segunda antes de dormir. En lo que respecta a su aplicación tópica, aplíquelo de manera directa en la zona a tratar masajeándola hasta sentir el incremento de la temperatura.

Otros usos del aceite de pimienta negra con oliva:

Adicional a su efectivo efecto en el tratamiento de dolores musculares, el remedio antes planteados es perfecto para combatir migrañas y cólicos menstruales, aplicando en las sienes y el vientre respectivamente.

Masajeado sobre el pecho y espalda, facilita la expectoración, mientras que a nivel estético, es perfecto en la prevención de las varices y celulitis.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *