Alivie la congestión nasal con remedios naturales

El nivel de contaminación del aire nos expone a constantes virus y bacterias que impactan negativamente el sistema respiratorio, una de las consecuencias, es la inflamación nasal; conozca qué es y cómo tratarla con alternativas caseras ¡no se lo pierda!

Inflamación nasal: origen, síntomas y tratamiento:

También conocida como vasculitis, es la molesta hinchazón que presentan los vasos sanguíneos de la zona nasal que dificulta la respiración. Su origen se desprende de la errónea reacción del sistema inmune que ataca dichos vasos conllevando a un excesivo crecimiento de gérmenes y bacterias en la cavidad paranasal.

Entre los detonantes más comunes sobresalen cuadros de resfriados, alergias o infecciones de tipo viral; sin embargo, puede presentarse tras el abuso de ciertos fármacos.

Sintomatología de la inflamación nasal:

Adicional a la desagradable dificultad para respirar, la inflamación de los vasos sanguíneo de la cavidad nasal complica el flujo de la sangre, generando sensación de presión en el área. Asimismo, la vasculitis puede provocar estornudos, goteo nasal, dolor de cabeza y de la dentadura superior, ronquera y pérdida o ausencia del sentido del olfato y/o del gusto.

En casos extremos, no solo se cierran provocando dolor, sino que el estiramiento conlleva a la debilidad que hace que broten, padecimiento denominado aneurisma, que al reventarse, ocasiona peligrosas hemorragias.

Alternativas caseras para contrarrestar la inflamación nasal

1.      Vinagre de manzana:

Desde tiempos remotos, el vinagre de manzana ha sido alabado como antiviral, fungicida y antinflamatorio natural, lo que lo hace indicado para paliar los síntomas asociados a la aparición de la vasculitis.

La preparación es simple, disponga en un cazo 250 ml de agua y llévelo a ebullición; una vez que trompa el hervor, disuelva:

  • 3 cucharadas de vinagre de manzana
  • 2 cucharadas de miel

Ingiera el resultado un par de veces al día, de preferencia, 20 minutos previos a las principales comidas.

2.      Cebolla:

¿Quiere un descongestionante natural y de rápido efecto? la cebolla es la respuesta a su petición; será suficiente con que lleve a hervir medio litro de agua en el que se depositará una cebolla pequeña finamente picada. Tape y reduzca la intensidad del fuego al mínimo por uno 5 minutos. Acto seguido, retire del fuego y envuelva su cabeza en una toalla cuidando de inhalar los vapores que se desprenden de la olla. Repita el procedimiento unas cuantas veces al día.

3.      Cúrcuma:

Adicional a sus increíbles atributos como parte de múltiples recetas culinarias, los componentes de la cúrcuma la convierten en ingrediente eficiente para tratar la vasculitis; tanto sus propiedades antibióticas y antiinflamatorias, como su compuesto activo – la curcumina – detienen la proliferación de los pólipos, promoviendo el rápido alivio de la congestión e inflamación. Acceder a sus beneficios demanda:

  1. Hervir una taza de agua y retirar del fuego
  2. Agregar ½ cucharada de cúrcuma y una cucharada de miel
  3. Mezclar hasta integrar y beber el resultado una vez en la mañana y otra antes de dormir.

Aunque los remedios naturales representen un gran aliado en el alivio de los síntomas de la inflamación nasal y que esta suela ceder por sí sola; es indispensable acudir a un especialista si la misma se acompaña tos persistente por más de 10 días, moco amarillo verdoso, visión borrosa, hinchazón de la frente, ojos, mejillas o laterales de la nariz y fiebre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *