Caballa: descubre sus beneficios para la salud

La adición de pescado a la nutrición es una regla esencial para sostener una dieta equilibrada. ¡Y la caballa es uno de los pescados más saludables y económicos que podemos encontrar en el mercado! No obstante, ya antes de incorporar la caballa a su dieta, es esencial saber de dónde procede y cuáles son las ventajas potenciales que este fantástico pescado ofrece a su salud, como los posibles riesgos.

¿Qué es la caballa?

pez caballa

La caballa es, en verdad, un término general que engloba más de treinta especies de peces, la mayor parte de ellas pertenecen a la familia Scombridae.

Estos peces se hallan en general cerca de las zonas ribereñas, donde se reproducen y se nutren, y su alcance incluye zonas tropicales y temperadas.

La caballa se halla en general en grandes conjuntos (bancos), lo que la transforma en un blanco simple para los pescadores comerciales, transformándola en uno de los peces más frecuentes del menú, singularmente en América del Norte y Europa.

Fluctuando entre veinte y doscientos cm, las variedades de calada tienen peculiaridades físicas variadas, mas ofrecen sabores afines y un perfil de nutrientes parcialmente afín.

Las caballa son ricas en ácidos grasos omega tres, como enormes niveles de vitamina B12 (prácticamente el setecientos por ciento de las necesidades al día), selenio, fósforo, magnesio, hierro y cobre.

Asimismo hay cantidades menores de vitamina liposoluble de tipo A, potasio, cinc y sodio.

Con doscientos treinta calorías por filete – cerca de cien gramos – contiene veintiuno gramos de proteína, lo que representa más o menos el cuarenta por ciento de la ingesta diaria recomendada.

Debido a este increíble perfil nutricional y a las distintas formas de preparar la caballa, prosigue siendo uno de los peces más populares y de manera fácil consumidos en el planeta.

Beneficios para la salud del consumo de caballa

pez caballa fresco

Las ventajas para la salud de la caballa incluyen resguardar la piel, prosperar la salud del pelo, robustecer el sistema inmunológico, reducir los niveles de colesterol, prevenir enfermedades crónicas y fortalecer la salud ósea, entre otras muchas cosas.

Cuidado con la piel

Con grandes cantidades de ácidos grasos omega tres y selenio, la caballa puede atender sus necesidades de cuidado de la piel.

Estas substancias actúan como antioxidantes en el cuerpo, ayudando a reducir el agobio oxidativo y los efectos de los radicales libres, que son los subproductos naturales del metabolismo celular.

Asimismo pueden asistir a reducir la aparición de arrugas y máculas ocasionadas por la edad y calmar ciertas condiciones inflamatorias.

Cuidado pilífero

Existen muchos nutrientes ventajosos para el cuidado del pelo, como los ácidos grasos presentes en proteínas, hierro, cinc y omega tres, Todos encontrados en la caballa.

Una dosis regular de estos nutrientes en su dieta va a ayudar a prosperar el brillo y la apariencia de su pelo, robusteciendo los hilos y reduciendo los efectos de las condiciones del cuero capilar, como la caspa.

Refuerza el sistema inmunológico

Pese a tener un bajo nivel de vitamina C, la caballa prosigue siendo elogiada por sus efectos en el sistema inmunológico.

La coenzima Q10 es uno de los elementos únicos de la caballa que está de manera estrecha relacionada con la prevención de infecciones y el fortalecimiento de las defensas del cuerpo contra el agobio oxidativo.

Los ácidos grasos omega tres asimismo son conocidos por reducir la inflamación, lo que puede producir una sobrecarga superflua del sistema inmunológico.

Mantiene bajo control los niveles de colesterol

Con un nivel increíble de ácidos grasos omega tres presentes, se sabe que la caballa mejora el equilibrio del colesterol anatómico, reduciendo el colesterol LDL y incrementando los niveles de colesterol bueno (HDL).

Este beneficio reducirá la cantidad de colesterol que se oxida y deposita en las arterias en forma de placas, de forma que se sabe que este pez reduce el peligro de aterosclerosis, infarto de miocardio, ictus y cardiopatía coronaria.

Trata enfermedades crónicas

Los efectos antioxidantes de la caballa son bien estudiados, eminentemente debido al enorme nivel de selenio – más del ochenta por ciento de sus necesidades cada día por porción.

El selenio actúa como antioxidante en el organismo, ayudando a prevenir mutaciones celulares y enfermedades crónicas, anulando los radicales libres ya antes de dañar tejidos, células y sistemas orgánicos.

Mejora la densidad mineral ósea

Existen muchos minerales en la caballa, incluyendo cobre, selenio, magnesio, manganeso, calcio y hierro, todos ligados de alguna forma a la mejora de la densidad ósea.

Al consumir de forma regular esta pluralidad de pescado, puede prevenir la aparición de la osteoporosis, sosteniendo la sensación de juventud y fuerza conforme avejenta.

Mejora la cognición

Los altos niveles de ácidos grasos omega tres encontrados en la caballa, particularmente el DHA, representan una función cognitiva mejorada y menores peligros de enfermedad neurodegenerativa.

Las propiedades antiinflamatorias de estos compuestos reducirán la acumulación de placa que por norma general antecede a los síntomas de la enfermedad de Alzheimer y Parkinson.

Pérdida de peso

Si bien la caballa es un pez con un nivel alto de calorías – prácticamente doscientos cincuenta calorías por filete – asimismo da un sinnúmero de proteínas, lo que puede asistir a alentar el metabolismo.

Los comestibles ricos en proteínas asimismo provocan la saciedad, lo que puede asistir a eludir los excesos alimenticios y a sostenerse en sus restricciones caloríficas cada día.

Combate los síntomas de la diabetes

Los ácidos grasos monoinsaturados, como los de la caballa, se relacionaron en la investigación con la regulación del azúcar en sangre y la resistencia a la insulina en el organismo.

Esta es una genial nueva para los diabéticos y los diabéticos con alto peligro de diabetes, en tanto que puede sostener sus niveles glucémicos bajo control, aparte de los otros muchos beneficios que este pescado aporta a la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *