Conoce los múltiples beneficios del entrenamiento con pulsímetro

No hay duda que el pulsímetro es la herramienta al alcance de todo el mundo más efectiva para medir la frecuencia cardíaca. Está formado por una banda ajustable que se coloca alrededor del tórax, y un reloj digital que indicará el número de latidos por minuto o el porcentaje sobre tu frecuencia cardiaca máxima.

13. conoce los multiples beneficios del entrenamiento con pulsimetro

Un pulsímetro siempre es útil y recomendable, en especial si el deporte es aeróbico, ya que en este tipo, es en el que aumenta el trabajo del corazón.

Correr, caminar, montar en bicicleta o si practicas actividades “indoor” como cardiokickbox, ciclo indoor o natación, puedes considerar el uso de pulsímetro por la multitud de ventajas a la hora de programar y controlar los entrenamientos cardiovasculares.

Un buen control

El pulsímetro mide la frecuencia cardíaca en el momento que lo encendemos que puede ser, en reposo o durante el ejercicio para medir la progresión de intensidad en latidos por minuto y su descenso durante la etapa de reposo.

Permite controlar la intensidad de entrenamiento y saber si el trabajo requiere un poco más de esfuerzo o por el contrario, es demasiado intenso para el cuerpo y necesitas bajar el rimo para lograr un entrenamiento seguro y sostenible en el tiempo.

Además muestra las calorías quemadas con mayor precisión que las máquinas cardiovasculares del gimnasio. Está comprobado que puede ofrecer motivación extra al mostrar cada día mejor El Colegio Americano de Medicina Deportiva determina que para un entrenamiento cuyo objetivo sea el de mejorar la salud, la intensidad recomendada debe oscilar entre el 77% y 95% de la Frecuencia Cardiaca Máxima (FCM).

De allí que, no sólo los deportistas de élite se beneficien de este aparato. Un aficionado al ejercicio habitual y sobre todo, una persona que haya decidido dejar el sedentarismo puede encontrar en el pulsímetro un excelente indicador.

Como utilizarlo

Los pulsímetros sólo pueden ser efectivos si utilizas la información para diseñar e implementar un régimen de trabajo que se ajuste a tus necesidades, características y nivel de forma física. La banda ajustable se debe colocar a la altura del pecho rodeando el cuerpo. Este cinturón recoge la señal eléctrica que produce el latido cardiaco y la transmite a un reloj de pulsera que refleja la frecuencia cardiaca en una pantalla digital.

El número que se refleja en el monitor, no es otro que las veces por minuto que el corazón tiene que bombear sangre para satisfacer los requerimientos de oxígeno de los músculos que están trabajando.

Quien lo puede usar

Todo el mundo puede utilizar un pulsímetro. Sin embargo, el usuario debe aprender a interpretar los datos que arroja el monitor para usarlo de manera segura y eficaz. En cualquier caso, el pulsímetro es una buena herramienta tanto para los que están en buena forma como para los que se inician en el deporte.

Para comenzar a usarlo algunos pulsímetros simplemente introduciendo los datos te calculan tu Frecuencia Cardiaca Máxima. Si no lo hiciera puedes utilizar varias fórmulas:

-220 – Edad

-208 – (0,7 X Edad)

Si tu pulsímetro te permite introducir tu Frecuencia Cardiaca en Reposo debes calcularla hallando la media del pulso que tengas durante 3 ocasiones en estado de reposo. Para hacerlo se aconseja tomarlo en la mañana cuando tus pulsaciones son más bajas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *