Cuida mejor de tu intestino

¿Sabías que un intestino sano garantiza un buen funcionamiento de todo el organismo? Es el responsable de resguardarnos de distintas enfermedades, puesto que alrededor del ochenta por ciento de todo el potencial de inmunidad está concentrado en la mucosa de este órgano. Además de esto, es quien se encarga de prácticamente el cien por ciento de la serotonina contenida en nuestro cuerpo, dando buen humor y bienestar.

Considerado como el “segundo cerebro”, el intestino precisa atención singular a fin de que su salud sea conservada.

El consumo de agua es esencial para el proceso digestible, aparte de hidratar las heces, facilita el tránsito intestinal. Lo idóneo es ingerir unos 2 litros al día, fuera de las comidas.

Mamón, avena, ciruela seca, semilla de lino, granola y otros comestibles ricos en fibra asisten a formar el pastel fecal y asisten al buen funcionamiento del intestino.

Alimentos ricos en fibra

Carne roja, azúcar refinada, refrigerante y otros comestibles que puedan atarse al intestino han de ser consumidos moderadamente.

Ciertos comestibles, como el yogurt a base de leche fermentada, dan las llamadas “bacterias del bien” que asisten en el proceso intestinal.

El ejercicio mejora sensiblemente el funcionamiento del intestino. El sedentarismo es una de las primordiales causas de la constipación.

El consumo de laxantes sin receta médica puede dañar la vegetación intestinal.

Evite los aditivos artificiales como colorantes y conservantes, puesto que, aparte de no reportar beneficios, pueden dañar la renovación de las células de la pared del órgano.

Escoge frutas como banana, zarzamora, aguacate y guayaba.

frutas para cuidar el intestino

Apueste por grasas saludables contenidas en comestibles como atún, salmón, aceite de oliva, castañas y nueces.

La ingestión de vitamina liposoluble A es esencial para sostener la salud de estas glándulas especializadas. Consume comestibles como leche, huevos, coles, zanahorias y demás.

No salte comidas, si come en horarios regulares estimula los movimientos intestinales.

Preste atención a los niveles de agobio y ansiedad, los inconvenientes sensibles pueden afectar al intestino tanto como los fisiológicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *