Cuida tu vista y dile adiós a la vista cansada

Cada día que pasa nuestra vista se daña un poco más. Si a las pantallas y a las letras pequeñas de libros y periódicos le sumamos los agentes externos, nuestros ojos sufren. Varias investigaciones han arrojado a la luz nuevas técnicas para curar esta dolencia.

vista-cansada

¿Por qué se cansa la vista?

Ordenadores, libros, televisiones, revistas y demás elementos hacen que, poco a poco, nuestros ojos se cansen.

El ojo utiliza músculos cercanos a él para enfocar aquello que miramos. Estos músculos modifican el espesor del cristalino, la lente que forma las imágenes en nuestra retina para que podamos verlas de forma nítida. Con el tiempo, el cristalino pierde su flexibilidad, igual que los músculos que lo modifican, que pierden su fuerza.

Esto es algo que le ocurre a todo el mundo, y se empieza a notar cuando llegamos a los cuarenta o cuarenta y cinco años. A esta edad cada vez nos cuesta más ver de cerca. Pero no es algo que ocurra de repente al cumplir los cuarenta. Desde la infancia empiezan a debilitarse los músculos oculares y el cristalino, sin que podamos hacer nada por evitarlo.

¿Cómo aliviamos la vista cansada?

Si los efectos de la vista cansada han llegado a tus ojos, tendrás que ir al oculista. En cada caso el especialista recomendará un tipo de gafas. Una opción son las convencionales, pero tienen el inconveniente de que al mirar de cerca se pierde nitidez e incluso se siente vértigo.

En ese caso, otra solución son las lentes bifocales, que dependen de la inclinación de la cabeza para ver de cerca o de lejos, pero que no permiten ver a distancias intermedias. Viendo esto, quizás la mejor solución son las lentes multifocales, que permiten ver con nitidez independientemente de la distancia a la que estemos del objeto que miramos.

La solución más extrema es la de la cirugía con láser, en la que se modifica la forma de la córnea para ajustar su capacidad de enfoque. Y algunos científicos de la Universidad de Washington están inmersos en investigaciones que, en caso de dar resultado, permitirían sustituir la cirugía por una inyección de gel que funcionaría como si de un cristalino sano se tratara.

Pero quizás la solución más efectiva sea la que dio el humorista gráfico Jaume Perich: “Para solucionar el problema de la vista cansada basta con mirar una cama durante diez minutos o una silla durante veinte”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *