¿Por qué debemos incluir la zanahoria en nuestra dieta?

La zanahoria es una de las raíces y vegetales más extensamente utilizados y apreciados en el mundo entero, y una gran parte de ese éxito procede de su sencillez de cultivo. La zanahoria asimismo es muy polivalente, con lo que marca su presencia en múltiples platos de cultivos diferentes, pudiendo presentar colores diferentes como naranja, blanco morado, amarillo e inclusive rojo. Mas lo que más llama la atención en ese vegetal es su gran cantidad de nutrientes, que por su parte pueden ser realmente ventajosos para nuestra salud. Es por ello que, en el post de hoy, te decimos los beneficios por los cuales debes incluirla en tu dieta:

Ayuda en la digestión

Por qué debemos incluir la zanahoria en nuestra dieta

La zanahoria tiene un sinnúmero de fibras dietéticas en su composición. Las fibras son uno de los elementos más esenciales en el mantenimiento de la salud digestible. La fibra agrega volumen a las heces, lo que ayuda a pasar el comestible suavemente por el tracto digestible, estimulando el movimiento peristáltico y la secreción de jugo gástrico.

Ayuda a contar con una vista saludable

La zanahoria es rica en la vitamina liposolubre A, un nutriente que ayuda a sostener y desarrollar la visión. El betacaroteno, la luteína y la zeaxantina presentes en la composición de este vegetal son esenciales para la salud ocular. La simple falta de alguno de ellos en el organismo puede conducir al desarrollo de inconvenientes oculares, lo que incluye la degeneración macular y la ceguera nocturna.

Es buena para la piel

La zanahoria contiene antioxidantes que son esenciales para la protección del cuerpo contra los síntomas del envejecimiento temprano. Los radicales libres pueden ocasionar cierto género de “confusión” en los tejidos de tu cuerpo, pues desgastan y avejentan la piel. Estas consecuencias pueden ser anuladas por el betacaroteno presente en la composición de la zanahoria, que por su parte revierte los efectos del envejecimiento y te hace sentir más joven y más activo.

Mejora la salud bucal

Los compuestos orgánicos presentes en la zanahoria son conocidos por ser buenos antioxidantes minerales, al tiempo que estimulan las encías y también inducen la producción de saliva. La saliva es una substancia alcalina muy eficiente en la lucha contra las bacterias y cuerpos extraños que pueden generar mal aliento y otros inconvenientes relacionados con la salud bucal.

Ayuda a mantener bajo control la presión arterial

Investigaciones científicas sugieren que la cumarina encontrada en la zanahoria puede asistir a supervisar la hipertensión y resguardar todo el sistema cardiovascular. La zanahoria asimismo lleva potasio, que por sí misma es ya un vasodilatador natural que relaja la tensión de los vasos sanguíneos y arterias, mejorando de esta forma el flujo sanguíneo y la circulación.

Aumenta la inmunidad del cuerpo

La zanahoria tiene peculiaridades asépticas y antibacterianas que son esenciales para alentar el fortalecimiento del sistema inmunológico. Además de esto, es una enorme fuente de vitamina C, que estimula la actividad de las células blancas de la sangre, que es uno de los elementos de defensa más esenciales del sistema inmunológico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *