Depresión en ancianos: a tener en cuenta

Los datos de la OMS señalan que la proporción de personas mayores de sesenta años prácticamente se duplicará en el año dos mil cincuenta, pasando del doce por ciento al veintidós por ciento del total (de novecientos millones a dos cero millones de personas). Aparte de las enfermedades físicas comunes a la edad, el envejecimiento de la población enciende otra alarma importante: hay que prestar más atención a la salud mental de las personas. En este conjunto de edad, por servirnos de un ejemplo, el diagnóstico y el tratamiento de la depresión tienden a ser más bastante difíciles.

anciana con depresion

Esto ocurre pues en las personas de edad avanzada los síntomas pueden considerarse como comportamiento natural en el proceso de envejecimiento, como la reducción del ritmo de actividad, la memoria y la predisposición. Aparte de los síntomas habituales como tristeza persistente y aislamiento social, es habitual que los ancianos deprimidos presenten irritabilidad, falta de hambre, pérdida de peso y dolor crónico. Asimismo deben observarse cambios en el patrón de sueño, así sea por exceso de somnolencia o bien por capítulos recurrentes de insomnio.

Por consiguiente, es fundamental No disminuir al mínimo los cambios de comportamiento de los ancianos y charlar con atención sobre los síntomas y los gatillos. Lo más esencial es estar libre para el paciente. No estar delante o bien detrás, sino más bien a su lado. En casos graves, cuando hay pensamientos relacionados con la muerte o bien capítulos de agresividad y violencia, es precisa una intervención.

Tratamiento

anciano con depresion

El tratamiento más eficiente es el que se plantea progresar la calidad de vida del paciente y trata la enfermedad con el mínimo de reacciones desfavorables. Hoy en día las medicinas son seguras y tienen menos efectos secundarios que anteriormente. No obstante, la medicación no hace todo el trabajo sola. Invertir en actividades físicas, psicoterapia, terapia ocupacional y otras actividades de interés para el paciente contribuyen mucho al tratamiento de la depresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *