Dile adiós al dolor de espalda con estos increíbles tips

¿Quién no ha sufrido de un intenso dolor de espalda? Es una de las principales causas por las que la gente va a la consulta médica. Existen muchas causas de por qué ocurre este malestar que incide con la rutina de quien lo padece.

Back pains

Entre las razones que causan dolor de espalda está la inactividad física. La falta de ejercicio físico genera la pérdida de masa muscular  y trae a su vez más peso corporal, dos factores clave en la salud de la espalda. Muchas personas engordan y esa grasa produce impacto en la parte posterior del cuerpo.

Otra causa es que existen malas costumbres a la hora de sentarse o incluso estar de pie. Esas pésimas posturas al final contribuyen con el daño de la columna y otras partes del cuerpo. También están las enfermedades como la osteoporosis, fracturas y artrosis vertebral.

La osteoporosis suele ser un enemigo bastante silencioso, que vuelve a los huesos más frágiles facilitando la aparición de fracturas y aplastamientos vertebrales que ocasionan deformidades de la espalda y dolor. Aunque es una enfermedad bastante común en personas mayores, se han reportado casos también en jóvenes. La artrosis también es una patología que causa el desgaste de las distintas zonas de unión entre las vértebras y ocasionan dolor.

Los discos intervertebrales están entre cada dos vértebras y actúan como amortiguadores. Cuando las personas alcanzan la tercera edad, esos discos se desgastan y pierden altura. Por lo tanto, los ancianos son propensos a sufrir una lesión en los discos y son responsables en parte de la pérdida de estatura.

Pero también el dolor de espalda tiene su origen por problemas musculares: sobrecargas y contracturas musculares. Se mencionan entre ellos sobrepeso, obesidad, tabaco, entre otros.

Lo ideal para evitar esta condición es realizar alguna actividad física de manera regular. Esos ejercicios ayudan a fortalecer los músculos débiles y que se encargan de mantener en buena postura nuestra columna vertebral. También se sugieren ejercicios de flexibilidad o estiramientos para aquellos músculos que estén más acortados o rígidos.

Tener conciencia de la importancia de una buena postura, es esencial para prevenir intensos dolores de espalda. Es bueno también cuidarse para evitar padecer de enfermedades como la osteoporosis y la artrosis. No comer en exceso para evitar aumento de peso desproporcionado, es mejor comer de manera saludable y acompañar con ejercicios.

Hacer ejercicios todos los días además de ayudar a nuestra espalda, también contribuye a potenciar la musculatura. En caso de que una persona sufra de manera constante de graves dolores en la espalda, es importante que acuda en busca de ayuda a un médico de confianza o especialista en el tema.

No se debe dejar alargar esta condición, porque en el futuro, incidirá en consecuencias graves que podrían afectar otras funciones de nuestro cuerpo. Lo ideal es buscar compañía a la hora de hacer ejercicio, así habrá mayor motivación y ganas de cumplir con la rutina diaria.

Unas tres veces a la semana serán suficientes para mantenerse activos y en forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *