La proteína engorda, ¿mito o realidad?

La realidad es que la proteína, por sí misma, no provoca el aumento de peso. Y esto se relaciona estrechamente con lo siguiente: 1g de proteína solo contiene cuatro calorías. Conque la contestación a esa pregunta es no, la proteína no engorda. No obstante, hay que tener mucho cuidado con las fuentes de proteína que escogemos para componer nuestra dieta. Ciertos comestibles ricos en proteínas son considerablemente más caloríficos que otros, lo que puede ser una cascarilla de plátano para cualquiera que desee adelgazar con una dieta rica en comestibles proteicos.

Por ello, si tu principal objetivo es quemar grasa y adelgazar, o bien ganar masa muscular sin engordar, cuidado en la elección de comestibles. Siempre y en toda circunstancia escoge las fuentes de proteína magra y deja las otras para ocasiones singulares.

¿Y cuáles son las fuentes de proteína magra?

proteína magra

Las fuentes de proteína magra te asisten a conseguir la cantidad de nutriente que tu cuerpo precisa, mas sin engordar. Estas fuentes están en múltiples comestibles que consumimos en nuestro día a día: frijoles, guisantes, lentejas, carne blanca, carne de cerdo, whey protein, tofu, soja, entre muchas otras opciones.

Hay otras fuentes saludables de proteínas, que debes comer con moderación, como lo son las nueces y pescados grasos. Estas grasas, naturalmente, son saludables y el cuerpo las precisa, mas debes consumir esos comestibles con bastante moderación. Las nueces y otras oleaginosas, como las nueces, por servirnos de un ejemplo, son geniales opciones para consumir entre comidas.

¿De qué forma me ayuda la proteína a perder peso?

proteinas incompletas

La proteína es una enorme amiga de quien está en proceso de adelgazamiento por el hecho de que encaja en el conjunto de los comestibles termogénicos, esto es, aquellos que te pueden beneficiar a la hora de quemar grasa.

La proteína tarda más en ser digerida, aparte de sostener el nivel de azúcar en la sangre estable, lo que es excelente para supervisar los deseos repentinos de comer, ocasionados por la carencia de azúcar en la sangre. Resumiendo, el organismo quema más calorías asimilando la proteína que otros nutrientes más simples, como lo son los azúcares, grasas y hidratos de carbono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *