Lo que debes saber sobre las bebidas con gas

Lata de Coca Cola, el refresco con gas por excelencia

Cuando tenemos sed muchas veces sólo nos apetece un refresco. El problema de estas bebidas es que en la mayoría de los casos nos quitan la sed en el momento, pero al poco rato nos generan mucha más. Y eso por no hablar de las consecuencias negativas que genera en nuestro organismo.

Screenshot_13

Debido a la gran cantidad de azúcares añadidos, junto con las burbujas que contienen, los refrescos y bebidas con gas se vuelven en nuestra contra cuando de lo que se trata es de quitarnos la sed. En esos casos, lo mejor que podemos beber es agua, o incluso un zumo natural.

Refrescos, perjudiciales para nuestro organismo

Cada vez son más las marcas que optan por fabricar en sus refrescos una variedad que no contenga gas. Y es que cada vez más gente se da cuenta de lo perjudiciales que son las burbujas para nuestro organismo.

Os preguntaréis el porqué de esta afirmación. Si lo pensáis bien, quién no ha tenido, después de beberse una lata o un botellín de Fanta o de Coca Cola, los tan temidos gases. Estos, que nos hacen sentir tan incómodos, y más aún cuando estamos en compañía, se generan a partir de las burbujas de estas bebidas.

Historia de las bebidas con gas

Fue en 1832 cuando en Nueva York John Matthews inventa un aparato en el que mezclaba agua con gas procedente del dióxido de carbón con diferentes saborizantes. Pero fue el farmacéutico John S. Pemberton el que más éxito tuvo, después de experimentar con hierbas y especias. De ahí surgió la Coca Cola, a la que le surgirían diversas competidoras. La más famosa nació en 1903: Caleb Bradham, otro farmacéutico, buscaba un remedio para el dolor de cabeza. Fue así como apareció la Pepsi.

7Up y Sprite también tuvieron sus luchas de competencia, aunque durante más de treinta años fue la primera la única bebida con sabor a lima limón que existía en el mercado. En 1961, Coca Cola obligó a sus embotelladores a envasar Sprite.

Ingredientes que no faltan en las bebidas con gas

El agua carbonatada es la base de cualquier bebida con gas. A esta se le añaden después diferentes aditivos. Los edulcorantes son los encargados de que la bebida sea dulce. Pueden ser naturales (aportando glucosa o no), o sintéticos.

Screenshot_12

Acidulantes, estabilizantes de acidez, colorantes, aromatizantes, conservantes, antioxidantes y espesantes son los otros aditivos que no pueden faltar en una bebida carbonatada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *