Los mejores alimentos para evitar y combatir el cáncer de mama

Para comprender la relevancia de la alimentación en la salud, basta decir que alrededor del treinta y cinco por ciento de los tumores están relacionados con factores alimenticios. Eso quiere decir que el mero hecho de continuar una dieta saludable y equilibrada ya podría ser un factor para reducir la incidencia general de esta enfermedad en un aproximado de treinta a cuarenta por ciento de las mujeres. Lógicamente, si agregamos otros hábitos saludables a este cambio, las cantidades son todavía más positivas: si se agrega a la dieta el abandono del tabaco, se calcula que entre el sesenta por ciento y el setenta por ciento de los cánceres serían eludibles.

¿Existe algún comestible responsable del cáncer?

Alimentos para el cáncer de mama

No podemos apuntar a un solo comestible concreto como causante de una enfermedad tan compleja como el cáncer. Es el patrón alimenticio generalmente que condiciona ciertos peligros para nuestra salud. Conforme una investigación de la OMS, el consumo de carne procesada está asociado con el desarrollo del cáncer colorretal y asimismo hay rastros de unión a tumores gástricos.

Asimismo se ha establecido una relación entre el consumo desmesurado de carne roja y el cáncer colorrectal, páncreas y próstata. Por otro lado, los métodos de cocción a elevadas temperaturas producen compuestos que pueden contribuir asimismo al peligro de cáncer, mas su papel aún no se entiende absolutamente.

¿Puede prevenirse el cáncer de mama mediante la alimentación?

En lo que se refiere al cáncer de mama, se calcula que la dieta mediterránea puede reducir el peligro de desarrollar el cáncer en un treinta por ciento . De hecho, ya se ha probado que un patrón de dieta mediterránea – una nutrición rica en vegetales, frutas, aceite de oliva, pescado y verduras -contribuye a prevenir la aparición de tumores. El estudio asimismo estableció una relación entre el elevado consumo de productos ricos en grasas, carne procesada, dulces, bebidas caloríficas, bajo consumo de cereales y un mayor peligro de cáncer de mama, en especial en mujeres más jóvenes.

¿Puede ser ventajosa la práctica de actividades físicas de forma regular?

La práctica del ejercicio, si se efectúa de manera regular, reduce el peligro de tumores de mama y aumenta la supervivencia en mujeres que lo han desarrollado, modulando la recurrencia y la progresión del tumor. Sostener el peso anatómico en los valores perfectos asimismo previene los tumores hormonales por lo general, aparte de fomentar una menor toxicidad de los tratamientos de quimioterapia y radioterapia, dando una mejor calidad de vida en pacientes con cáncer de mama.

¿Tienen los derivados de soja algún papel precautorio o bien perjudicial?

Es verdad que los comestibles derivados de la soja son fuentes ricas en ciertos compuestos “isoflavonas”, que pueden tener propiedades afines al estrógeno en el organismo y que están relacionados con el cáncer de mama. No obstante, estudios recientes no han encontrado ningún vínculo entre la ingesta de comestibles de soja y la probabilidad de retorno del cáncer o bien la mejora de las tasas de supervivencia al cáncer de mama. Por otro lado, si bien el consumo de comestibles a base de soja no semeja poner en riesgo la salud humana, es esencial comprender que aún no está completamente claro el efecto que el consumo de suplementos de soja o bien isoflavonas puede tener en la salud.

¿De qué forma afecta el consumo de alcohol la aparición del cáncer de mama?

Se ha probado en múltiples estudios que el hábito de consumir alcohol aumenta el peligro de cáncer de mama al acrecentar los niveles de estrógeno. No obstante, no hay pruebas específicas de que este consumo contribuya a la reaparición del cáncer.

Suplementos de vitaminas o bien minerales

Hasta el momento, ningún suplemento dietético (incluidas vitaminas, minerales y productos fitoterápicos) ha probado meridianamente que contribuya a reducir el peligro de progresión o bien reaparición del cáncer de mama. Esto no quiere decir que ninguno de ellos pueda ser útil en el futuro, mas hoy día no existen bases científicas que acrediten semejantes beneficios.

Recomendaciones dietéticas precautorias

Es esencial sostener una dieta variada y equilibrada siguiendo el patrón de la dieta mediterránea, en la que el consumo de carne procesada y roja es solo “eventual”, esto es, solo una o bien un par de veces a la semana.

Se aconseja ingerir 2 unas partes de vegetales día a día y que cuando menos uno de ellos sea crudo (por poner un ejemplo, en ensaladas) para sostener íntegras sus propiedades ventajosas. Asimismo es esencial consumir entre 2 y 3 piezas de fruta al día, preferentemente fruta de la época, cuando las frutas están en su fase inmejorable para el consumo.

Las preparaciones culinarias simples (cruda o bien a baja temperatura) sostienen mejor las propiedades de los comestibles, singularmente las vitaminas y los antioxidantes.

Para resumir, el patrón de la dieta mediterránea con un bajo consumo de grasas sobresaturadas y un alto contenido en antioxidantes contribuye a la prevención del cáncer de mama y otros géneros de cáncer.

Los mejores alimentos para evitar y combatir el cáncer de mama

variedad de Frutos secos

Aceite de oliva: cuatro cucharadas cada día de aceite de oliva extra virgen pueden reducir el peligro de cáncer de mama en un veintiocho por ciento .

Si bien saludable, el aceite de oliva es enormemente calorífico. Para percibir los efectos positivos, el aceite de oliva ha de ser virgen, puesto que el produtorefinado pierde los fenoles – que se consideran antioxidantes fantásticos. Puesto que es un comestible muy calorífico, no se aconseja exceder las cuatro cucharadas al día citadas.

Curcuma: la cúrcuma es el ingrediente esencial en platos como el curry, con una potente acción antiinflamatoria que puede asistir a prevenir el cáncer, puesto que los procesos inflamatorios pueden llevar a la proliferación de células malignas. Es antioxidante y la presencia de curcuminoides en la raíz hace que tenga propiedades antitrombóticas (liquida la sangre y previene la capacitación de trombos). Los estudios muestran que las propiedades precautorias de la curcumina se multiplican cuando se mezclan o bien se toman así como la pimienta, otro ingrediente común en el curry.

Brócoli: el brócoli es un vegetal rico en sulforafán que estimula la supresión de substancias tóxicas del cuerpo y hace que las células cancerosas “se suiciden”. Además de esto, el vegetal contiene otros compuestos que pueden suspender el proceso de desarrollo celular en las primeras fases del cáncer de mama. Consumir 5 o bien más porciones por semana puede asistir a reducir a la mitad el peligro de esta clase de cáncer.

Frutos secos: ofrecen, entre otras muchas substancias fantásticas, ácido fólico y vitamina B6. Conforme una investigación publicado en el Journal of National Cancer Institute, una nutrición rica en nutrientes reduce las posibilidades de desarrollar cáncer de mama, en especial tras la menopausia.

En el caso de las nueces, una investigación efectuado por Marshall University (U.S.A.) señala que ingerir un puñado (veinticinco g) de nueces al día puede reducir significativamente la incidencia de cáncer de mama. El estudio asimismo probó que el alto contenido de ácidos grasos omega tres, antioxidantes y fitosteroles presentes en las nueces puede frenar el desarrollo del cáncer.

Leguminosas: garbanzos, judías, lentejas, guisantes, habas y habas de soja, todas y cada una incluidas en la lista. Las leguminosas dan mucha fibra. Por lo general, el consumo de verduras tiene muchos beneficios para el organismo. La ingestión de leguminosas reduce la absorción intestinal de glucosa y evita el pico de azúcar en la sangre. Esta acción es fundamental para prevenir el cáncer de mama, pues cuando aumentan los niveles de glucosa en sangre, se genera más insulina. La insulina estimula de manera directa los ovarios, haciéndolos generar más estrógenos -se sabe que niveles elevados de estrógenos aumentan el peligro de cáncer de mama.

Granada: La granada (Punica granatum) es rica en antioxidantes, que pueden resguardar a las células de los daños ocasionados por los radicales libres. Y, de la misma manera que los frutos colorados, asimismo tiene ácido elágico, lo que podría asistir a prevenir la proliferación de células tumorales dependientes del estrógeno. Puede utilizarla en jugos con un exprimidor (dividiendo la fruta por la mitad como una naranja). Otra alternativa es pasar los granos por la licuadora a velocidad lenta (sin machacar las semillas), y después colar el jugo.

Una investigación de la Universidad de Harvard (EE. UU.) muestra que una dieta rica en fibras, sobre todo desde la juventud, puede prevenir este tumor. Se Estima que, por cada diez g de fibra consumida al día, la mujer reduce el peligro de cáncer de mama en un siete por ciento . O sea, el consumo de veinte-cuarenta g (cantidad diaria recomendada de fibra) reduce la probabilidad de cáncer a menos del veintiuno-veintiocho por ciento .

Manzana: conforme el Instituto Mario Negri, Milán (Italia), consumir una manzana al día reduce el peligro de desarrollar cáncer de mama en un dieciocho por ciento más o menos. La manzana roja es la pluralidad más rica en polifenoles. Se aconseja lavar bien la fruta y consumirla con la piel, donde se concentran la mayor parte de los polifenoles.

Yogur: El yogur y otras leches fermentadas son ricos en probióticos, que tienen un efecto protector al contribuir a frenar la proliferación de células cancerosas. Así como esto, el yogur aporta vitamina liposoluble de tipo D, cuya discapacidad ha mostrado acrecentar el peligro de diferentes géneros de cáncer, incluyendo el cáncer de mama.

Lo que debe evitarse:

Generalmente, se recomienda a los pacientes que reduzcan el consumo de:

  • Alcohol
  • Azúcar
  • Grasa: Atención, por el hecho de que no todas y cada una de las grasas son malas. Solo deben evitarse las grasas trans encontradas en comestibles procesados y alimentos fritos.
  • Carne roja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *