Malos hábitos para perder peso

A parte de una mala dieta, los pequeños hábitos como comer apurado o ir comiendo en camino al trabajo pueden ser la razón por la cual no se está perdiendo peso. Romper esos hábitos es fundamental si se quiere perder peso.

Perder peso puede ser un reto y  no es un secreto que el aumento de peso se debe al consumo de demasiadas calorías. Sin embargo, no son solo los alimentos los que pueden causar problemas para adelgazar. Los malos hábitos también juegan un rol importante ya que pueden ocasionar que se ingieran más calorías, a veces sin siquiera notarlo.

Malos hábitos para perder peso

En el siguiente artículo se presentan una serie de malos hábitos que pueden formar parte de la rutina diaria y que probablemente aun no hayas identificado. Se puede pensar que los malos hábitos son difíciles de romper pero puede ser más sencillo de lo que se piensa, solo hay que reemplazarlos por hábitos buenos y así lograr obtener los resultados deseados.

·        No Desayunar

Cuando se sigue una dieta las personas pueden llegar a pensar que saltarse el desayuno ayuda a perder peso. Sin embargo, no desayunar no es solo malo para perder peso sino que también es perjudicial para la salud. Cuando no se desayuna, los niveles de azúcar en la sangre disminuyen lo que genera fatiga. Además, omitir una comida hace que el metabolismo sea más lento haciendo que se sienta más hambre y al momento de tener la próxima comida es más probable que se ingieran más calorías de las deseadas.

·        Comer rápido

Al cerebro le toma aproximadamente unos 20 minutos enviar señales de plenitud al cuerpo. Esto quiere decir que cuando se come demasiado rápido, se está consumiendo más comida de la que realmente se necesita para sentirse lleno. Comer despacio le ofrece al cerebro el tiempo suficiente para enviar señales al cuerpo de que se está satisfecho, lo que se traduce en que se necesitara menos comida para llenarse.

·        Beber poca agua

El agua además de mantener hidratado al cuerpo, impulsa funciones como la eliminación de toxinas y la regulación de metabolismo. Al no tomar suficiente agua, el cuerpo no podrá quemar la misma cantidad de calorías por lo cual la eliminación de las grasas será menor y más lenta. Se recomienda tomar 8 vasos de agua al día para favorecer la pérdida de peso.

·        No dormir lo suficiente

Tener una buena noche de descanso es una necesidad, no un lujo, sin embargo, muchas personas no lo hacen. El privarse de una buena noche de sueño suele causar ansiedad y altera la producción de hormonas que regulan el apetito, lo que provoca que se quiera comer más. Es esencial que se cumplan con las 8 horas de sueño requeridas para tener un buen descanso.

Conociendo cuales hábitos son malos para la pérdida de peso, será más sencillo deshacerse de ellos y aunque puede llevar tiempo y fuerza de voluntad, poco a poco se empezaran a notar los resultados en el cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *