Miel de abejas y propóleo, el mejor expectorante

Estos dos ingredientes pueden ser un genial y agradable antídoto casero para combatir la expectoración. Una buena forma de calmar los síntomas de resfriados podría ser ingiriendo una medicina casera, exageradamente económica, hecho a base de miel de abejas y propóleo.

Propóleo y miel

Cuando se conjugan, estos ingredientes forman una poderosa bomba nutricional que, una vez ingerida, va a ayudar a aliviar velozmente el escupitajo y, en consecuencia, producirá una agradable sensación de bienestar. Pese a su simplicidad, con este antídoto puede aguardar conseguir resultados tan satisfactorios como los que conseguiría con ciertos fármacos de las farmacias.

Después de preparar este antídoto, conseguirá un jarabe que va a deber tomarse regularmente para tratar el inconveniente. Para su preparación, debe emplear una taza de miel de abeja justo después de hervir, lo que va a hacer que consiga un preparado con una consistencia de jarabe.

Después de que el jarabe se enfríe, añada veinte gotas de extracto de propóleo líquido, y va a tener su antídoto listo para ser consumido. Es esencial que estas indicaciones se sigan al pie de la letra, puesto que solo de este modo va a poder beneficiarse de todos las ventajas deseadas.

Se aconseja tomar una cucharada de este jarabe cada dos horas a lo largo de tres días. A lo largo de este período temporal, habrá de estar atento (a) a la coloración de su escupitajo para advertir de manera rápida posibles inconvenientes de mayor gravedad.

miel en panal

Si el moco presenta un color más obscuro, como la arcilla, o bien rojizo, consulte de manera inmediata a su médico a fin de que le preste toda la asistencia precisa para tratar su inconveniente. Lo antes posible asista a un médico, ya que es la forma más simple para prevenir y tratar enfermedades de que pueden llegar a ser más peligrosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *