Música y aeróbic, de la mano

Una clase de aeróbic

Uno de los deportes más de moda hoy en día es el aeróbic. Esta disciplina, que sólo necesita la música para llevarla a cabo, te hará sudar de verdad, al mismo tiempo que mejoras la flexibilidad, la coordinación y la fuerza.

Screenshot_2

Pocos ejercicios hay tan completos como lo es el aeróbic. Y es que al ritmo de la música se ejercitan varios grupos musculares de nuestro cuerpo. Así, no es de extrañar la gran cantidad de beneficios que nos aporta.

¿Por qué practicar aeróbic?

Cualquiera puede llevar a cabo una sesión de aeróbic. Al igual que en otros deportes, la primera vez que se practica puede ser algo frustrante, ya que debido al ritmo de la clase, es muy probable que al principio no puedas mantenerlo.

Pero una vez habituados a este nuevo ejercicio, todo serán beneficios. Además de ser una de las mejores maneras para quemar calorías, hace desaparecer el estrés, mejora nuestro aspecto físico, moldea nuestro cuerpo y hace que nos mantengamos en forma. También regula nuestra actividad cardíaca (los ejercicios aeróbicos influyen sobre todo en nuestro músculo motor: el corazón), y hace que nuestra mente también esté en forma.

Y al igual que en otros deportes que se practican en grupo, el aeróbic puede ayudarte a conocer gente nueva, con la que compartir una afición tan sana y saludable como es la práctica de ejercicio.

Modalidades del aeróbic

Como ya tratamos en días anteriores, hay varias modalidades de este ejercicio. Y es que el aquagym, por ejemplo, es una forma de aeróbic, pero dentro del agua. También se pueden considerar ejercicios aeróbicos (aunque no aeróbic, aunque éstos sean su base) a montar en bici, correr o saltar a la comba. Todo lo que haga a nuestro corazón moverse es un tipo de ejercicio aeróbico.

Screenshot_1

Pero si quieres ceñirte a una clase de aeróbic, depende del monitor en cuestión que los ejercicios se mezclen con otros. Así, muchos profesores de esta actividad introducen el step (que tonifica zonas como los glúteos o las piernas), combas o incluso mancuernas. Otras veces se opta por realizar circuitos. Estos, además de hacerse más amenos, hacen que más partes de nuestro cuerpo reciban los efectos del ejercicio.

Por todo esto y por mucho más, si quieres pasar un buen rato (aunque acabes cansado), y que tu cuerpo y tu mente se sientan mucho mejor, acude a una clase de aeróbic. Pronto sentirás sus beneficios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *