Nutrición en hígado graso (no alcohólico)

La grasa se acumula progresivamente a lo largo de los años en cantidades excesivas en el hígado en forma de triglicéridos denominada esteatosis (histológicamente infiltración >5% de los hepatocitos o células del hígado)

La Enfermedad Hepática Grasa no Alcohólica (EHGNA) es una enfermedad crónica y silenciosa, habitualmente no provoca síntomas,

En la actualidad, no existe ningún fármaco aprobado con la indicación específica de hígado graso, suplemento, producto herbolario capaz de limpiar el hígado como quien quita la grasa de un sartén.

¿De qué depende la cantidad de grasa en el hígado?

En general depende del alto aporte de energía en la dieta. El factor más importante que influye en la cantidad de grasa en el hígado, independientemente de si esta energía proviene de una elevada ingesta de grasas o de hidratos de carbono.

¿Cómo puedo tratar el hígado graso?

La principal herramienta para pararlo es el tratamiento dietético, seguida de:

  • la pérdida del peso
  • control de glucosa
  • ejercicio físico

Nutrición en hígado graso

La dieta occidental incrementa la grasa visceral y estimula la acumulación hepática de grasas. La alta densidad energética, rica en productos procesados que aportan grasas trans, grasas saturadas y colesterol, así como la presencia de bebidas azucaradas,

Tratamiento

Teniendo en cuenta que los pacientes con EHGNA son en su mayoría obesos, es obligada la pérdida de peso de al menos un 5% del peso inicial. Esta restricción podemos realizarla, a través de una disminución del aporte de hidratos de carbono o de grasas, no obstante, es necesario individualizar la dieta en función del paciente.

De igual forma, se ha demostrado el beneficio del ejercicio en la reducción del contenido de grasa en el hígado y tanto el ejercicio aeróbico como el de resistencia mejoran la sensibilidad a la insulina, ayudan a reducir masa total de grasa corporal, contenido de grasa hepática y grasa visceral, tejido adiposo abdominal subcutáneo y hemoglobina glucosilada.

Monosacárido fructosa, importante leer esto

Dentro de los hidratos de carbono merecen especial atención el monosacárido fructosa ya que su consumo excesivo ha demostrado producir un aumento del tejido adiposo visceral, hipertrigliceridemia y resistencia a la insulina.

Los pacientes con hígado graso se ha observado consumen el doble de fructosa que las personas sanas en alimentos industrializados. La fructosa se encuentra de forma natural y sana en la frutas por lo que su aporte debe ser de estas mismas.

Recomendación:

Evita alimentos procesados que contengan en su etiqueta:

  • Fructosa
  • Jarabe de maíz con alto contenido de fructosa
  • Miel
  • Néctar de agave
  • Azúcar
  • Jarabe con sabor a maple, o miel de arce
  • Melaza
  • Azúcar de palma o coco

Alimentos que combaten al hígado graso no alcohólico

Aceite de Oliva

La presencia en la dieta de aceite de oliva virgen extra mejora el tejido hepático, incluso este resultado es independiente de la restricción calórica y/o pérdida de peso revisaremos algunos alimentos que han demostrado un efecto beneficioso en los pacientes con hígado graso no alcohólico.

Dietas bajas en grasas saturadas y ricas en grasas monoinsaturadas proveniente del aceite de oliva extra virgen produce una mejoría en el perfil lipídico y la sensibilidad a la insulina, la reducción de las transaminasas y del depósito de grasa hepática reduce también el estrés oxidativo en el hígado.

nutricion beneficiosa apra el higado

Café.

El beneficio proviene de componentes del café como el cafestol y el ácido clorogénico, y no por la cafeína, ha demostrado efecto benéfico al reducir de forma significativa la fibrosis hepática en pacientes con hígado graso no alcohólico. Podemos recomendar su consumo, aunque no se sabe en qué dosis, todo con moderación.

Frutos secos

En especial las nueces a través de sus efectos en el perfil de lípidos, la resistencia a la insulina, marcadores inflamatorios y por ello de manera secundaria en la esteatosis hepática.

La presencia de múltiples antioxidantes en el té lo convierten en una bebida con potenciales beneficios para los pacientes sin embargo altas dosis pueden conducir a toxicidad por lo que aún no puede recomendarse de manera regular su consumo en pacientes con hígado graso.

Omega 3

Los estudios han demostrado la efectividad del omega 3 en la reducción de la grasa a nivel hepático, determinado mediante ultrasonidos, biopsias y resonancia magnética además de producir una mejoría en las enzimas hepáticas.

Los omega 3 son beneficiosos en la regulación al alza de la expresión génica de sensibilizadores a la insulina 25, y en la reducción de vías inflamatorias, en especial las relacionadas con el factor nuclear kappa B (NF-kappa B)26-27.

El Omega 3 más beneficioso es el DHA (Docosahexaenoico) y en segundo lugar el EPA (eicosapentaenoico).

Podemos recomendar el consumo de:

  • salmón
  • atún
  • sardina
  • pez vela

Prebióticos y probióticos

En el intestino mejoran el nivel de las transaminasas perfil lipídico y resistencia a la insulina. Se recomienda el consumo de lácteos fermentados y los prebióticos como fibra.

Importante. Una microbiota disfuncional promueve la progresión del daño hepático mediante la rotura de la barrera mucosa del intestino delgado y la translocación bacteriana a la circulación sistémica lo que conduce a una inflamación sistémica, incremento de citoquinas y resistencia a la insulina.

Micronutrientes.

Es bueno el consumo de micronutrientes para mantener un alto índice de calidad dietética. Se recomienda consumir:

  • alimentos altos en antioxidantes como vitamina C
  • las verduras
  • legumbres
  • frutas

Colina

Se encuentra en la yema del huevo y en fuentes animales de proteína.

Vitamina D

Sus efectos metabólicos son antiinflamatorios y antifibrótico, su deficiencia se ha observado en pacientes con hígado graso.

Vitamina E

Actúa sobre el estrés oxidativo y elimina radicales libres. Su suplementación controlada ayuda mejorar los bioquímicos séricos así como cambios favorables en la biopsia hepática.

Selenio (Mineral)

Alimentos que lo contienen atún, salmón, arroz, trigo integral, nueces, etc.

Al reducir el estrés oxidativo podría tener potenciales beneficios clínicos en la enfermedad hepática.

plato del bien comer

¿Qué tipo de dieta me ayuda contra el hígado graso no alcohólico?

La dieta mediterránea. Una dieta con patrón mediterráneo sería nuestra elección, debido a:

  • alto consumo de aceite de oliva virgen extra
  • bajo consumo de bebidas azucaradas
  • 2 o 3 veces por semana pescado azul
  • Consumo de nueces (30-40 gramos, 3 o cuatro veces a la semana)
  • Consumo de café (2 o 3 tazas al día, en concreto café filtrado sin azúcar y salvo en pacientes con alguna contraindicación para la cafeína)
  • Consumo de fruta fresca, rica en antioxidantes naturales y gran variedad de verduras.

¿Qué factores aumentan el riesgo de hígado graso no alcohólico?

Se considera factores de alto riesgo para desarrollar enfermedad hepática grasa no alcohólica:

  • obesidad
  • diabetes mellitus
  • dislipidemia
  • síndrome metabólico
  • la etnia donde provenimos (hispanos, japoneses)
  • ovario poliquístico
  • hipotiroidismo
  • apnea obstructiva del sueño
  • hipopituitarismo
  • hipogonadismo
  • resección pancreático-duodenal.

El diagnóstico de Hígado Graso No Alcohólico, por definición, requiere de evidencia de esteatosis hepática, ya sea por imagen o por histología, además de la exclusión de causas secundarias de acumulación de grasa hepática como el consumo significativo de alcohol, fármacos, pérdida acelerada de peso y otras enfermedades hepáticas específicas.

Se dice que es una epidemia silenciosa pues el hígado se va dañando poco a poco y no se aprecia a primera vista si no hasta que ya está muy dañado. Es una enfermedad que está aumentando a pasos agigantados.

Por lo anterior, se recomienda enviar a un programa de reducción de peso guiado por nutriólogo con apoyo familiar y comunitario para los pacientes con sobrepeso u obesidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *