Otoplastia: la cirugía de corrección de orejas

La otoplastia es una cirugía hecha para corregir la forma de las orejas. Tratándose de un procedimiento puramente estético y parcialmente simple.

La otoplastia debe hacerse tras la orientación del cirujano plástico y los pequeños desde los siete años ya pueden someterse al procedimiento. Mas a esa edad, muchos pequeños no sienten que las orejas son un inconveniente, con lo que lo idóneo es aguardar a que crezcan más y decidan si le molestan. La cirugía no debe hacerse en el pequeño solo por el hecho de que los progenitores piensan que se va a ver más guapo.

¿De qué forma se hace la cirugía?

cirugia de otoplastia

Se considera una cirugía simple, mas no he de ser descuidada. El paciente debe proseguir todas y cada una de las instrucciones del médico y despejar todas y cada una de las dudas ya antes de hacerlo. De forma general y resumida, se lleva a cabo de la próxima manera:

Preoperatorio

Cuando el paciente y el médico decidan hacer la cirugía, el médico le va a dar una petición a fin de que se hagan exámenes de laboratorio, que es un procedimiento estándar ya antes de cualquier clase de cirugía. Entonces se programará la cirugía y el paciente se orientará sobre de qué forma va a ser el día de la operación, a qué hora debe llegar al centro de salud y otros detalles.

Anestesia

Cuando la cirugía se efectúa en pequeños, se efectúa anestesia general. Cuando se hace en adultos, se efectúa anestesia local, con o bien sin sedación.

Tiempo de procedimiento y estancia en el centro de salud

El tiempo de la cirugía en sí, sin contar el tiempo de preparación de la anestesia y el tiempo de permanencia en el centro de salud tras la operación, es de noventa a ciento veinte minutos. Una vez finalizada la cirugía, el paciente puede continuar hasta veinticuatro horas en el centro de salud si ha recibido anestesia general. Si se recobra antes de eso, va a ser liberado.

Postoperatorio de otoplastia

cambio por otoplastia

Los cuidados tras la cirugía duran cerca de treinta días, mas la recuperación se genera entre diez y quince días. El primero de los días, el paciente debe sostener un vendaje protector de las orejas, y desde el segundo día hasta el momento en que cumpla un mes, es preciso utilizar un cinturón en la cabeza para sostener las orejas inmóviles y protegidas, contribuyendo a la restauración. Tras un par de semanas, aproximadamente, el paciente vuelve al centro de salud para quitarse los puntos.

Ciertos pacientes pueden sentir un ligero dolor, como una molestia incesante, tras todo, su cuerpo ha pasado por un procedimiento quirúrgico. En un caso así, el médico puede prescribir un calmante y es suficiente.

Si el paciente nota cualquier otro inconveniente, como dolor más fuerte, sensación de hinchazón, quemazón o bien pus, es preciso regresar al médico a la mayor brevedad para saber si puede haber habido alguna infección, mas estos casos son mucho menos usuales.

Si todo va bien, como se espera, el ochenta por ciento del resultado ya se aprecia cuando se quita el vendaje. Mas tras doce semanas se considera el resultado terminante. Exactamente por el hecho de que se trata de un procedimiento estético, la otoplastia no deja cicatrices externas aparentes; y en la mayoría de los casos no presenta inconvenientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *