¿Cómo perder peso sin sufrir demasiado?

Disfrutar de óptima salud requiere de crear hábitos saludables y mantener el peso ideal, con el plus de lucir un cuerpo esbelto y gozar a plenitud de la vida; sin embargo, la tarea no es sencilla, sobre todo si se sufre la mala tendencia de ganar peso. Es ahí donde las dietas llegan como posible solución, pero causando mucho sufrimiento y, ocasionalmente, afectando algunas funciones del organismo. Esto no tiene porqué ser así.

Recomendaciones para adelgazar sin sufrimiento

Para su fortuna, existen opciones efectivas y saludables de adelgazar sin tener que someterse a dietas estrictas que le hacen sufrir, ¡tome nota!

1.     Llene su menú de variedad:

Lejos de lo que se cree una dieta saludable no implica prescindir de los alimentos a los que se está acostumbrado a comer, sino de incrementar el consumo de aquellos que favorezcan al organismo ¿cómo? activando el metabolismo, eliminado toxinas, contribuyendo a quemar grasas y evitando la retención de líquidos. Evite el exceso de alimentos insano o con altos niveles calóricos y apueste por frutas y verduras, el objetivo será disfrutar de comidas completas y sabrosas.

2.     Distribuya las comidas en 5 porciones:

Las comidas principales tiene la labor de aportar los nutrientes y energía que su cuerpo necesita para funcionar, de ahí que saltarse alguna implica una carencia desaconsejable; procure mejor, repartirlas en 2 principales y 3 ligeras.

3.     Mastique bien los alimentos:

Aunque suena lógico, entre las equivocaciones más recurrentes a la hora de comer figura el no deglutir correctamente los alimentos, lo cual complica el trabajo del sistema digestivo. Pero no solo eso, mientras más mastiques su comida, será mayor el disfrute que sienta y le facilitará a su organismo la eliminación de lo que no necesita, aprovechando únicamente los nutrientes indispensables.

4.     Perder peso debe ser un régimen suave:

Por más atractivo que suene perder varios kilos por semana, es indispensable considerar las repercusiones que esta clase de dietas tienen para la salud – tanto física, como la emocional – sin dejar de lado el temido “efecto rebote” con el que se recupera el peso perdido en poco tiempo. Por otra parte, los regímenes estrictos suponen la aparición de cuadros de ansiedad que pueden terminar en estrés y depresión. Opte siempre por dietas suaves en las que adelgace poco a poco, sin renunciar a los nutrientes que su organismo requiere.

5.     Reduzca al máximo el consumo de sal:

De ser posible ¡elimínelo! aunque la sal le confiere un sabor especial a las comidas, es poco saludable e innecesaria; restándola de sus alimentos perderá peso mientras disfruta de sus comidas favoritas ganando salud.

6.     Beba suficiente agua:

Puede sonar repetitivo, pero el agua es esencial para el funcionamiento correcto del cuerpo; además le brinda el beneficio de actuar a favor de la pérdida de peso. Para ello, tendrá que ingerir al menos 2 litros diarios, pues es la cantidad idónea para limpiar el organismo, quemar grasa y activar el metabolismo.

7.     Deje de obsesionarse con la báscula:

La obsesión con la báscula solo le generará ansiedad, y con la salvedad de dietas estricatas, los resultados no se verán a corto tiempo. Es suficiente con que se pese – en ayunas y sin ropa – una vez por semana. No olvide, tomar las cosas con calma y de la forma más sana que pueda, alégrese con cada logro por mínimo que sea.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *