¿Es posible quemar calorías tomando agua helada?

Es imposible el quemar calorías tomando el agua a temperatura fría ¿Mito o realidad? Si bien existen opiniones que respaldan la versión, otras la rechazan, incluso queda espacio para un montón de explicaciones científicas; lo cierto es que sigue generando controversia. Acompáñenos hasta el final y emita su propio punto de vista.

Es posible quemar calorías tomando agua helada

Pros y contras de beber agua fría

Analizando los puntos a favor de tomar agua helada,20 el primer argumento válido que justifica la teoría de que la misma sirve para quemar grasas radica en que con beber un vaso, se estaría quemando alrededor de 4 a 7 calorías.

Desde el punto de vista de la hidratación, no es necesario enfatizar demasiado la importancia que cobra a la hora de querer perder peso, pues su óptima ingesta acelera el metabolismo y contribuye a su mejor desempeño. En este sentido el agua fría resulta más agradable al paladar, por lo que la mayoría disfruta de beber más cantidad respecto al agua a temperatura ambiente.

El agua helada es ideal durante la actividad física:

Durante sesiones de ejercicio en el gimnasio o ante el desempeño de cualquier actividad física, tomar agua fría le confiere al cuerpo un pequeño incremento energético, debido a que el organismo necesita consumir un poco de energía para calentarla hasta un nivel de temperatura ambiente, dándose – aunque reducido – el gasto calórico.

Es aliada para controlar las ingestas de comida:

Es bien sabido que tomar agua antes de comer genera sensación de saciedad por lo que evitará ingerir grandes cantidades. Aunque muchos prefieran el agua helada, la verdad es que el efecto es el mismo independientemente de su temperatura, un gran vaso del líquido vital contribuye también a no picotear entre comidas.

Desventajas de beber agua fría después de ejercitarse:

Hasta ahora, está claro lo indispensable de mantenerse hidratado durante el ejercicio y que para ello la gran mayoría prefiere el agua helada. Sin embargo, no hay que pasar por alto las opiniones de los detractores respecto al tema, en específico, en lo que concierne a ciertas teorías referidas al agua enfriada con hielo.

Pese a que se comentaba la explicación lógica de porqué el agua helada es capaz de contribuir a la quema de calorías después del ejercicio, y por ende, a la pérdida de peso, quienes refutan la teoría alegan que lo perjudicial que puede resultar debido a que la frialdad del hielo provoca una sacudida para los órganos internos.

¿Es posible que el agua fría dañe el sistema nervioso?

El consumo de agua helada puede llegar a comprometer la integridad de la barrera sangre -cerebro, encargada de frenar el acceso de gran parte de los compuestos disponibles en la sangre al órgano central. En este sentido, pese a ser cierto que su ingesta supone una mínima quema de calorías, es posible que los efectos negativos superen esa ventaja.

Alterar la integridad de la barrera hematoencefálica supone consecuencias más severas que acumular esas 10 o 15 calorías que se estarían quemando por tomar un par de vasos de agua fría durante, o después de la actividad física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *