Prevención y tratamiento de la tuberculosis

tuberculosisi

Cuando hablamos de la tuberculosis hablamos de una enfermedad que genera millones de muertes al año, alrededor del mundo y sin discriminación de ningún tipo, raza, color o nivel que se ocupe en la sociedad ya que esta es una de las enfermedades más agresivas conocida por la ciencia médica. Si bien existen actualmente diversos medios y recursos para combatirla, una vez que se adquiere esta enfermedad ya nada volverá a ser igual, tu familia tus amigos, tu grupo social y laboral estaría en riesgo. Unos de los factores más preocupantes para la persona común es que esta enfermedad también se puede trasmitir a los bebes durante el embarazo, por ello es importante tomar en cuenta toda la información que sea posible sobre esta y así adquirir las herramientas para prevenirla y combatirla.

¿Qué es la tuberculosis?

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa y contagiosa producida por un complejo de microbacterias denominado mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch, que afecta principalmente a los pulmones originando la tuberculosis pulmonar. Puede localizarse en otras partes del cuerpo como los ganglios, la pleura, el aparato genito-unitario, las meninges Etc. Las formas graves de tuberculosis son la miliar (diseminada por vía hematógena) y la meningitis tuberculosa a las cuales los niños y niñas sin vacuna BCG son más susceptibles.

Entre el esquema de la tuberculosis bacteriana se distinguen dos tipos comunes:

  • La tuberculosis pulmonar: esta puede aparecer inmediatamente después de haberte infectado con la bacteria de la tuberculosis, la cual se conoce como la infección primaria y ataca mayormente a los niños.
  • La tuberculosis extrapulmonar: esta suele aparecer 2 a más años después de haberse infectado con la bacteria, se conoce como infección postprimaria o tuberculosis de adultos. Lo que define el parámetro de que permanecía latente y en consecuencia tiene un grado de agresión más alto que la infección primaria. Causa daños graves a los pulmones y se esparce más rápido por el cuerpo.

¿Cómo se transmite?

La vía de diseminación mas importante de la tuberculosis es la aérea y para que el agente infeccioso sea trasmitido por esta vía, debe permanecer suspendido en el aire. Las persona enferma al hablar, cantar, reír, estornudar y sobre todo, al toser, elimina una serie de pequeñas gotas en forma de aerosol que contienen un número variable de bacilos. Esta enfermedad de gran magnitud y trascendencia mundial, afecta principalmente a los países de escasos recursos, sobre todo a los más pobres. El virus de la tuberculosis puede estar presente en su cuerpo sin que usted presente la enfermedad, a esto se le llama Infección de Tuberculosis Latente. Esto ocurre porque en la mayoría de las personas que contraen la bacteria por inhalación y se infectan, el cuerpo contrarresta la bacteria impidiendo la reproducción pero no la desaparecen por completo lo cual hace que la persona no padezca los síntomas ni transmita la bacteria a otros.

Sus síntomas

Una persona enferma de tuberculosis, comúnmente llega a presentar síntomas visibles y también es transmisora de la bacteria de tuberculosis a otros. Esta bacteria se reproduce con mayor eficacia en los pulmones, causando los siguientes síntomas:

  • Principalmente la tos intensa y que perdura por más de 3 semanas es uno de los síntomas más frecuentes de la tuberculosis.
  • El enfermo puede presentar mucho dolor en la zona pulmonar, en el pecho y el tórax.
  • Al toser con sangre o esputo.

Algunos síntomas también se puede presentar como:

  • La debilidad, el cansancio y la fatiga constante.
  • Perder peso bruscamente.
  • Los escalofríos repentinos y constantes.
  • Sudoración nocturna.

Cuando algunos o todos estos síntomas aparecen en ti mismo o alguna persona cercana a ti, debes acudir inmediatamente a un medico.

¿Cómo prevenir eficazmente esta enfermedad?

Prevenir la tuberculosis depende principalmente de la detección temprana de esta enfermedad, evitando así que se pueda transmitir a las demás personas debido a que las vacunas contra esta que existen actualmente solo se aplica a niños en etapa de recién nacidos hasta los jóvenes pero no hay vacunas para adultos.

Lo mejor es tomar estrategias de prevención e intervención que dictan los organismos de salud publica en las diferentes zonas donde prolifere el virus. En caso de que haya un individuo infectado cerca de ti acude a un médico, realízate el diagnostico de correspondiente y sigue el tratamiento que te indique el doctor. No te automediques ni tomes medidas de poco conocimiento medico puesto que no dan ningún resultado y podría poner en riesgo tu salud y la de los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *