¿Quiere curar un orzuelo rápidamente? aprenda cómo

La aparición de un orzuelo se debe a la inflamación de ciertas glándulas sebáceas ubicadas en los parpados; aprenda a tratarlos de forma natural y evite las molestias de la lesión, que lejos de ser dolorosa, resulta bastante perturbadora.

Quiere curar un orzuelo rápidamente aprenda cómo

¿Cómo curar orzuelos de manera natural?

Se conoce como orzuelo a la lesión de tipo inflamatoria e indolora que aparece a nivel del párpado complicando la tarea de abrir y cerrar los ojos. Aunque su aparición puede deberse a múltiples factores, son las inflamaciones palpebrales o de las glándulas del sudor de las pestañas, las más comunes de sus causas. Asimismo el desarrollo de infecciones de algún folículo por bacterias, falta de higiene o tocarse demasiado el ojo maximiza el riesgo de que se presenten.

Indistintamente de su origen, se enfatiza en lo indispensable de evitar estallar dichas inflamaciones; la razón de la acotación radica en que, con ello, solo conseguirá expandir la bacteria; en palabras más simples, propiciará el surgimiento de nuevos orzuelos.

Señales de la posible aparición de un orzuelo:

Entre los síntomas que alertan acerca de una posible aparición se destaca el enrojecimiento en la línea de la pestaña, acompañada de una visión borrosa y lagrimeo constante. Por otra parte – y debido al inicio del proceso inflamatorio – es común la sensación de párpado caído y la sensibilidad a la luz que conlleva a un parpadeo excesivo.

3 Tratamientos naturales para curar un orzuelo con rapidez

Por fortuna, los orzuelos no representan riesgo alguno para la salud y desaparecen en cuestión de días poniendo en práctica sencillas alternativas caseras, conozca alguna de ellas:

1.      Ajo:

¿Quiere un remedio natural eficiente y rápido para tratar un orzuelo? ¡Recupere el normal estado de su parpado con ajo! Al ser un antibacteriano y antimicrobiano natural, el ingrediente se convierte en aliado invaluable para combatir esta clase de afección, bastará con extraer el jugo de un par de ellos, para embeber un hisopo y aplicar la sustancia sobre el área afectada cuidando de que no caiga nada dentro del ojo. Repita la operación unas 3 veces al día.

2.      Aloe vera:

Despídase de la molesta condición con las propiedades analgésicas y cicatrizantes del aloe vera; la preparación es simple, pele una de sus hojas a fin de extraerle la pulpa y reservarla a modo de un gel que aplicará encima del bulto con ayuda de una gasa, dejándole actuar por unos 30 minutos antes de aclarar con agua tibia y secar con una toalla de papel. Optimice resultados, repitiendo el procedimiento de 2 a 3 veces diarias.

3.      Cebolla:

Que su fama de hacernos llorar no le detenga; el elevado contenido de agentes antibacterianos y antioxidantes presentes en su composición, hacen de la cebolla una poderosa mata bacterias que dará alivio oportuno a la molesta afección.

¿Cómo aprovechar sus bondades? corte un trozo del tamaño que le permita formar una compresa con ayuda de una toalla limpia y llévela directamente hasta el ojo afectado ejerciendo un poco de presión por espacio de 5 minutos; el exceso de lágrimas  es indicativo que el tratamiento funciona, repítalo 3 veces al día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *