Salud cardiovascular, renal y endocrinometabólica

Actualmente las enfermedades cardiovasculares, renales y metabólicas representan un serio problema de salud público porque desde el año 1950 constituyen la primera, decimotercera y sexta causa de mortalidad respectivamente en países muchos países latinoamericanos. En general, tales patologías afectan a al grupo laboral y conllevan un grado de discapacidad que repercuten en la familia y su entorno. Sin embargo, pese a ésta severa estadística hemos enfocado este foro para fomentar el trabajo conjunto, tanto de la comunidad, como el conjunto del personal de salud, que participen activamente en la promoción prevención y control de las mencionadas enfermedades.

salud cardio bascular

Con respecto a esto, aquí se propone tomar acciones que mejoren efectivamente la calidad de vida y salud desde la etapa prenatal, comenzando por la infancia, la adolescencia, la juventud consecutivamente hasta el adulto mayor, de manera que se garantice la prevención de aparición de estas enfermedades y entendiendo de manera oportuna, integral y con calidad a la población enferma y acompañándola hasta su completa rehabilitación física, psicológica y social.

Existen método y estrategias de prevención.

CAREM es una estrategia de intervención desarrollada en programas de Salud Cardiovascular, Renal, Endocrino y Metabólico registrado a las direcciones de salud general que contempla la integración de sus acciones con la promoción de los factores protectores de vida y el abordaje de los factores de riesgo comunes, según el ciclo de vida. Aquí se consideran las afinidades y las principales relaciones de co-morbilidad entre los programas, conservando interdependencia en las actividades en las actividades de programación de calidad de vida y salud, saneamiento ambiental básico y prevención de factores de riesgo de las enfermedades, aunque manteniendo las actividades específicas en la atención altamente especializada.

Estrategias de prevención.

La atención integral de la población incluye, además del servicio y del tratamiento, información, comunicación y educación para la salud relacionada con los factores protectores de vida y los factores de riesgo en las áreas cardiovasculares, renales, endocrino-metabólico, mediante acciones de educación convencional y no convencional. En consecuencia, las estrategias de prevención promoverán el mejoramiento de la salud y disminuirán los factores de riesgo a través de acciones educativas, preventivas, restitutivas y rehabilitadoras   dirigidas a preservar la salud cardiovascular, renal y endocrinometabolica en todas las etapas de la vida, lo que permitirá modificar los factores de riesgo involucrados en el desarrollo de la enfermedad y en la intervención de la población enferma mediante medidas no farmacológicas y farmacológicas que permitan la limitación del daño, la discapacidad, invalides o muerte.

Para la elaboración de las estrategias de prevención CAREM es necesario conocer los factores de riesgo modificables y los no modificables. Estos son:

Los factores de riesgo modificables:

Dislipidemias

  • Colesterol – 200mg/dl.
  • Colesterol / LDL: – 130mg / dl.
  • Colesterol / HDL: Hombre – 40mg/dl.

Mujer – 50mg/dl.

  • Trigliceridos – 150mg/dl.

  • Sedentarismo: el sedentarismo se define como la ausencia o poca actividad física acompañado de malos hábitos alimenticios. Se recomienda realizar actividad aeróbica regular y programada definida en tiempos regulares de 30 o más minutos diarios.
  • Obesidad:dependiendo de la altura, edad y sexo, se puede determinar el peso ideal para cada persona por medio de la Determinación De Índice De Masa Corporal.
  • Hipertensión arterial: esta condición puede ser congénita hereditaria y se define como la presión arterial alta, esto se considera una patología para los que la padecen.
  • Mala alimentación: Aumento de ingesta calórica, aumento de ingesta de sal, aumento de grasas saturadas, comidas pobres en frutas y vegetales y pobres en potasio.
  • Diabetes mellitus: la diabetes es una de las enfermedades que causan más muertes y discapacidades a nivel global, resultante de la diferencia relativa o absoluta en la producción de insulina en el individuo, con el consecuente trastorno en el metabolismo de los azucares y las grasa
  • Tabaquismo: las afecciones y enfermedades producidas por causa del consumo de Cigarrillos, tabacos y/o chimó.
  • Consumo excesivo de alcohol: Es uno de los factores de riesgo que se debe evitar con más vehemencia, sin embargo, según el grado de avance en el estado de tu padecimiento y siguiendo las medidas que recomiende tu doctor, se puede limitar su consumo a no más de dos tragos si la ocasión lo amerita.

Factores de riesgo no modificables:

Los factores de riesgos que no se pueden modificar son aquellos que conllevan al padecimiento de estas enfermedades de forma irreversible y que no se puede evitar, solo se puede tomar prevenciones para atenuar lo más posible sus consecuencias.

  • La herencia: Está determinada por los antecedentes familiares
  • La Edad: se hace presente desde la etapa prenatal aumentando el riesgo a medida que envejecemos
  • Genero: Algunas de estas enfermedades afectan más a las mujeres que a los hombres, como ejemplo, la Hipertensión Arterial, que conjuntamente con la diabetes Mellitus comparten factores etiopatogenicos como la obesidad, las dislipidemias y el hiperinsulinismo, conformando lo que hoy se conoce como el síndrome metabólico. A demás se ha comprobado que estas dos enfermedades resultan ser la causa más frecuente de enfermedades renales crónicas en muchos países.

cardio

Es importante que, como persona en riesgo de ser afectado por estas enfermedades, mantengas un historial clínico orientado a detectar los factores de riesgo ya descritos, y mediante el uso de métodos de diagnósticos, ser capaz de determinar de manera oportuna un perfil basado en el criterio anatómico, funcional y epidemiológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *