Técnicas de blanqueamiento dental

Todo el mundo al mirarse en el espejo alguna vez se ha planteado la posibilidad de hacerse un blanqueamiento de dientes, como el que lucen los famosos en las revistas y televisiones. No se trata de una necesidad de vida o muerte, pero el ser humano es coqueto por naturaleza, así que, si tu economía te lo permite porque no.

dientes

Ir a una clínica para hacerse un tratamiento es algo cada vez más normal entre la gente corriente. Y todo porque cada vez hay más técnicas, pudiendo elegir así la que más se adapte a ti y, además, los precios son más asequibles.

Algunas técnicas existentes del blanqueamiento dental

Como ya hemos dicho, el Hombre es coqueto desde siempre, por lo que la Odontología Dental no es un invento moderno. Ya los prehistóricos, los egipcios, e incluso, los antiguos orientales se ha buscado la belleza para atraer. Siendo el blanco de los dientes una señal de buena salud, limpieza y fortaleza.

Actualmente, los dientes blancos siguen teniendo que ver con cuestiones estéticas y de aceptación social. Si también es tu caso, y buscas información antes de actuar, vamos a ver las diferentes técnicas que existen.

Son principalmente cuatro las técnicas disponibles para la coloración dental:

  • Microabrasión.
  • Blanqueamiento con geles de peróxido de hidrógeno autos activados o activados mediante calor o luz.
  • Blanqueamiento supervisado por el profesional y administrado por el paciente en su domicilio utilizando geles de peróxido de carbamida.
  • Blanqueamiento en casa.

Es muy común combinarlas para optimizar los resultados. Todo ello, siempre que el profesional lo estime conveniente en función de la profundidad de coloración, la extensión, etc.

Trucos para blanquear los dientes en casa

Si tu problema principalmente es económico, y no puedes pagar uno de los tratamientos anteriores, existen remedios caseros para conseguir blanquearlos de forma más natural.

Lo primero que debemos hacer para lograr buenos resultados es evitar el consumo de tabaco y alimentos como el té, el café o las bebidas con cola, porque tienden a teñir los dientes. Después, hay que lavar los dientes con pasta blanquearte tres veces al día y pasarte la seda dental una vez.

Se dice que si nos cepillamos los dientes utilizando bicarbonato de sodio mezclado con zumo de limón de vez en cuando notaremos mejoras en el color. Pero recuerda que no debes excederte en su uso ya que estos productos pueden dañar tu esmalte.

Otros remedios caseros demostrados para blanquear tus dientes son: cepillarse con una infusión de hojas de salvia o con la pulpa de fresa. Pruébalos, ¡seguro que notarás los cambios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *