Una sesión de cardio en el gimnasio

Montar en bici es un buen ejercicio de cardio

Cuando vamos al gimnasio, en la mayoría de casos reducimos los aparatos de cardio a un simple y mero calentamiento. Pero a veces dedicar todo nuestro entrenamiento a una rutina basada en correr, hacer bicicleta, usar la elíptica o la simulación de subir escaleras puede hacer que nuestro corazón se convierta en una gran máquina, fuerte y resistente.

Está claro que el ejercicio, sea del tipo que sea, hace que estemos más saludables mental, pero sobre todo, físicamente. Y no hace falta pagar un gimnasio para llevar a cabo una sesión de cardio, ya que a diferencia de una sesión de fuerza, no se necesitan máquinas especiales. Y es que, ¿quién no tiene un parque cerca por el que salir a echarse unas carreritas? ¿O unas escaleras? ¿O una bicicleta, ya sea estática o de las de toda la vida?

Cardio: Calentamiento, minisesión de cardio

Screenshot_4

Para que una sesión de ejercicio sea más o menos efectiva debe durar más de treinta minutos. De hecho, es en ese umbral cuando empiezan a quemarse realmente calorías.

A veces, la parte del entrenamiento en la que más sudamos es en la del calentamiento. Y es que cuando llegas de nuevas a un gimnasio y le pides a alguno de los monitores que te haga una rutina de ejercicios, siempre se le da una gran importancia a esta primera fase de calentamiento. De hecho, lo normal es que te imponga entre diez y quince minutos en la bicicleta estática, otros diez o quince en la cinta andadora (lo ideal es ir incrementando el ritmo según te acostumbras a la rutina), y el mismo tiempo en la elíptica.

Con estos cálculos, los primeros treinta o cuarenta y cinco minutos de entrenamiento están dedicados al calentamiento.

Cardio: No sólo el calentamiento…

Como hemos dicho, a veces no sólo es el calentamiento lo que constituye una sesión de cardio. Sí es cierto que puedes reducirte a hacer bicicleta o a correr, pero si quieres algo con un poco más de acción, y menos solitario, puedes entrar en una clase de aerobic, por ejemplo.

Screenshot_3

Y es que los ejercicios que más influyen en nuestro músculo motor, el corazón, son los aeróbicos. Pero si no te gustan las actividades como el aeróbic, siempre puedes optar por elegir la rutina de cardio en las diferentes máquinas. Pronto sentirás tu corazón mucho más fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *